El Bierzo desde Asturias (2 días)

41,0 – 95, 0º F = 5 – 35ºC
Primavera, verano, otoño
2 días
527 km. = 327 millas

El Bierzo es, sin duda, uno de los tesoros mejor conservados de España. Esta ruta, de más de 500 kilómetros, recorre el Occidente de Asturias, el Norte de León y atraviesa también la montaña de Lugo, en un recorrido muy dinámico por carreteras en muy buen estado. Es recomendable hacer esta ruta en primavera, verano o principios del otoño. En invierno es muy probable encontrar hielo o nieve en alguno de los puertos.

Diario de la ruta

Desde Oviedo, la ruta se interna hacia la parte occidental de Asturias, aunque rápidamente vira al sur a través del Valle del Trubia y su muy famosa Senda del Oso (parada obligatoria en la Casa del Oso, en Proaza). Desde allí, en una preciosa ascensión, la carretera cruza a la provincia de León a través del Puerto de Ventana, una atalaya natural con unas vistas impresionantes en días soleados. El leve descenso nos llevará a Villabilino y, de allí, en carreteras ya completamente llanas, hasta Villafranca del Bierzo. Opcionalmente, e incluso para pasar la noche, también se puede visitar Ponferrada, un animado enclave lleno de monumentos (como el castillo de los Templarios).

La ruta desde Villafranca arranca con una subida a O Cebreiro, en una impresionante carretera que conecta León con Galicia. Desde allí, siempre en descenso, irá en busca del desvío al bonito pueblo de A Fonsagrada, donde la tradición manda comer pulpo en cualquiera de sus restaurantes. Hará falta coger fuerzdas para el resto del día, porque la carretera vuelve a Asturias a través de una intrincada red en la que habrá que estar atentos a la señalización para ir primero a Vegadeo, luego a Boal y luego a Luarca, ya en la costa. El tramo desde A Fonsagrada hasta Luarca es simplemente magnífico, con continuos cambios de ritmo, paisajes diferentes y carreteras que, en primavera, verano y principios del otoño suelen tener un firme bastante bueno. En Luarca, tras una pertinente parada, la ruta da sus últimos coletazos regresando a Oviedo a través del mítico Puerto de La Espina, una carretera casi abandonada hoy en día que, sin embargo, fue en su día la salida natural de Asturias hacia Galicia. Tras más de 300 kilómetros, el día se termina de nuevo en Oviedo.