Montaña Central de Asturias (1 día)

41,0 – 77, 0º F = 5 – 25 ºC
Primavera, verano, otoño
1 día
134 km. = 83 millas

La Sierra del Aramo es una de las sierras interiores más importantes de Asturias. Sus picos llegan casi hasta los 1.800 metros y, además, sus faldas están a apenas 10 minutos de Oviedo, la capital del Principado. Esta ruta en moto nos propone un recorrido alrededor de la Sierra, empezando en el Valle del Trubia y pasando por lugares icónicos, como el Embalse de los Afilorios, que surte de agua a la ciudad de Oviedo, al pie del Monsacro, otra preciosa montaña que, aunque más modesta, guarda una gran historia. Los más intrépidos pueden subir al Angliru, la mítica carretera que muchos años ascienden los participantes en la Vuelta Ciclista a España.

Diario de la ruta

La ruta arranca en Oviedo y lo mejor es dirigirse al Oeste a través de la N-634 con destino a Trubia. Desde allí nos internaremos en el valle del Río Trubia, pasando por la Senda del Oso, uno de los lugares más visitados del Principado. En el camino podremos parar a intentar ver a los osos que viven en el cercado osero, al lado de Proaza. De nuevo en ruta, seguimos por la AS-228 hasta la localidad de Caranga de Abajo, donde tomaremos la AS-229 para, poco tiempo después, en Bárzana de Quirós, tomar la AS-230 y subir, después de más de 10 kilómetros, al Alto de la Cobertoria, donde tendremos una excepcional vista de la Sierra del Aramo (al Norte) y la Cordillera Cantábrica (al Sur). Desde el Alto de la Cobertoria podemos subir a las antenas por una estrecha pero muy poco transitada carretera.

Desde el Alto de la Cobertoria, ya siempre en descenso, llegaremos a Pola de Lena. Aquí, debemos buscar las indicaciones para tomar la AS-231, cambiando después de un espectacular recorrido a la RI-2, más estrecha pero con poco tráfico. Deberemos llegar por esta estrecha carretera hasta el Embalse de los Afilorios y de aquí a Peñerudes, donde buscaremos la AS-260 para acometer un vertiginoso descenso que nos llevará a Tuñón, lugar por lo que habremos pasado en la ida. Volvemos sobre nuestros pasos y, en dirección a Oviedo, llegaremos de nuevo al punto de partido después de un recorrido que, con calma y unas cuantas paradas, nos llevará unas cuatro horas.